Testimonio de Anna Sánchez

Testimonio de Anna Sánchez

annaGracias Fran! Sin duda he de empezar dándote las gracias como much@s han hecho, a los que les sonará también muy familiar lo que pueda explicar.

En ciertos periodos de tu vida te sientes tan fuerte, tan llena de energía y sueños, tan capaz de llegar a todo lo que te propones…

Además, cierta ingenuidad te permite luchar y conseguir cosas que otras voces te habían  asegurado eran arriesgadas e incluso imposibles. Me ocurrió cuando conseguí diseñar un negocio basado en el trabajo colaborativo de diferentes investigadores y profesionales para la Certificación de Proyectos de Investigación e Innovación empresariales. Una etapa muy dura pero enriquecedora, que se completó con la llegada al mundo de mis dos peques.

Estaba tan contenta! para adelante con todo! Pero en ese todo olvidé incluirme. Enfocada y apasionada por el trabajo y las bebés durante más de diez largos años, olvidé soñar, bailar, pintar, leer… olvidé respirar, como dice la canción.

Por suerte empecé a sentir como desaparecía poco a poco; me había abandonado y quería cambiar la dinámica de mi vida. En uno de esos momentos en los que no ves por dónde empezar, tropiezo con una clase de Fran. Es la primera clase que hago en años… no me sale nada… pero me siento bien! Siento que se puede convertir en un buen momento “MI MOMENTO”. Casi sin darme cuenta empiezo a bloquearlo en la agenda.

Bailando empiezo a notarme de nuevo, con licencia para sentirme libre, despreocupada, abandonada esta vez a ese rato especial conmigo misma y los demás. Compartiendo mi estado fugaz de felicidad con otras personas y, como no, con Fran como catalizador, el ingrediente clave para que todo esto pase.

Poco después de empezar a bailar con Fran, me lie la manta a la cabeza y decidí liderar mi propio proyecto empresarial, dejando a un lado la seguridad y nivel económico de mi trabajo anterior.

Sinceramente he de decir que… con las dificultades que pasamos los apasionados por la innovación para convencer a las organizaciones sobre la importancia de innovar, mantenernos frescos y conseguir que, finalmente, acaben contratando nuestros servicios, no sé qué sería de mí sin estos espacios de tiempo en los que reequilibro mi cuerpo y mi alma. Un momento egoístamente mío, de libertad para SER y SENTIR recargando las pilas de mi lucecilla interior. Pero este reencuentro no es así de trivial, no se encuentra en cualquier lugar, se encuentra bailando con Fran, sintiendo el calor de su fuerza y su generosidad al compartirla.

FELIZ de haberme, haberte y haberos encontrado a tod@s.

Un beso grande,

Anna

Dejar una respuesta