Testimonio de Noelia Bertrán

Testimonio de Noelia Bertrán

noeliaEn mi reciente novela, “Un Tros de Paper” escribo que, a veces, las cartas de la vida pueden llegar mal repartidas y, a mí, me llegaron de golpe, sobre mis manos, sin llamar a la puerta.

Una sacudida inesperada de la que crees no te recuperarás jamás en la vida y seguramente sea así.

En aquella época, madre de niños pequeños, mi tiempo era el de ellos, y no sólo lo gobernaban sino que marcaban el ritmo mientras mi cuerpo, sufría por tantos latigazos emocionales recibidos. Castigos que, sin dejar huella aparente, lloraban en mi interior en busca de una salida, de algo que atemperara mi cuerpo pero también el corazón, la mente, el alma.

Y en esa búsqueda dí con mi primera clase de baile dirigida por Fran. El baile, la música, siempre me habían acompañado en mi vida pero hacía muchísimo tiempo que el baile, tenía un papel esporádico, circunstancial. Dile la edad, la familia, el factor tiempo…., la realidad es que aquello que siempre me había apasionado, bailar, lo había apartado de mi vida, quizás inconscientemente.

Entré a la sala algo tímida, me situé entre las últimas filas, las primeras eran “propiedad” de las veteranas y en consecuencia aventajadas y ….bailé sí pero fue mucho más que eso, bailé con Fran.

Fran no dirigía, bailaba, disfrutaba y lo transmitía en aquel espejo lleno de caras entusiasmadas observándole. Me transportó. Consiguió que la música, su voz, su movimiento, su sonrisa me llenaran hasta tal punto de sentirme feliz. ¿Feliz?

Dicen la que la felicidad plena no existe pero sí momentos de felicidad plena. Yo os puedo decir que cada clase con Fran era mi momento de felicidad plena y ¿cómo iba a prescindir de él, de sus clases, de estar cerca?

  • ¿Un mago?
  • No, para mí Fran es esencia, es presencia, es amor. ¿Quizás todo ello lo hace mágico….?

Gracias Fran, no sabes cómo me ayudaste entonces y me sigas ayudando ahora.

Noèlia Beltran, autora del libro “Un Tros de Paper

Beso enooorme.

Dejar una respuesta